ABOGADOS EN SEVILLA |
16173
post-template-default,single,single-post,postid-16173,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_non_responsive

El amor puede salir muy caro

Cuando mis clientes me comentan que se quieren casar, yo siempre les digo haz capitulaciones matrimoniales, concretamente separación de bienes, antes de casarte, hacerlo después cuesta más caro.

Parece que decirle a tu futuro cónyuge que quieres separación de bienes, es un acto de desconfianza, y un mal trago si la otra persona no lo entiende, sujeto a chantajes emocionales, como ¿no me quieres?, ¿piensas que nos vamos a divorciar?. Y la respuesta es mucho más sencilla, ya que en mi opinión no hay mayor acto de amor que proteger a tu futuro cónyuge, de tus deudas y posibles problemas financieros. A todos nos puede ir mal en la vida, y siempre es bueno para una familia que uno de los dos no arrastre las deudas de otro.

Porque no olvidemos, que si estamos casados y no hemos hecho antes separación de bienes, nos regimos por el régimen de gananciales, y todos los bienes adquiridos durante el matrimonio son de los dos, pero también las deudas. Y no será la primera persona, que al divorciarse se ha encontrado con cuantiosas deudas, de las cuales, por no necesitar su firma, no tenía constancia (léase tarjeta de créditos, préstamos personales…) y se encuentra con que el cincuenta por ciento de dichas deudas es suyo, como regalo de despedida.

Y tampoco se nos olvide que si nos casamos en separación de bienes, y compramos una casa o un coche, y lo ponemos solo a nombre de uno de los dos cónyuges, aunque se pague entre los dos, será propiedad de uno solo.

Así que lo más cómodo es casarse en separación de bienes y si luego queremos comprar una vivienda juntos o unirnos por una hipoteca, siempre se puede hacer.

Porque no olvidemos que lo que une un banco, no hay divorcio ni juez que lo rompa…

No Comments

Post A Comment